Malala anima a jóvenes a usar las redes como arma política

 

 

 

La premio Nobel de la Paz Malala Yousafzai advirtió de los peligros de las redes sociales como generadoras de conductas xenófobas y animó a los jóvenes a utilizarlas para causas políticas en su primera visita a América Latina.

En Ciudad de México, la activista y filántropa paquistaní exhortó a los jóvenes a utilizar las redes sociales en “aquellos temas que verdaderamente importan” como la igualdad, los derechos de la mujer y la educación.

 

La joven, de tan solo veinte años, advirtió del peligro de la propagación de pensamientos discriminatorios que pueden generar las redes sociales y los medios de comunicación.

 

De seguir así, “vamos a empezar a pensar que hay que odiar a los mexicanos, a los musulmanes, a los católicos”, lamentó en la conferencia de prensa que dio en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, en Ciudad de México

 

Gracias a la tecnología y a un mundo hiperconectado, “los jóvenes pueden estar más involucrados en la política de los países”.

 

“La tecnología tiene muchos usos”, afirmó. “Puedes hacerte un selfie o usarla para crear campañas de concienciación”, dijo.

 

Sobre las conductas xenófobas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, propenso a manifestarse en redes sociales, la joven expresó que la discriminación a la que somete a México “no es correcta”.

 

“Tenemos que seguir nuestra tradición, cultura y nacionalidad pero el odio debe ser inaceptable, daña mucho a los individuos”, aseveró.

 

Asimismo, Malala se mostró preocupada por la situación de las mujeres en América Latina y en el mundo y apeló a la educación, “que debe ser un derecho humano para todos los niños”, como punta de lanza para detener esta tendencia.

 

Para ella, “cuando una mujer recibe educación se da cuenta de lo valiosa que es siendo independiente”.

 

“Los hombres y las mujeres son iguales pero las mujeres son más poderosas que los hombres”, afirmó la joven argumentando que dios le confirió el poder de soportar el dolor de dar a luz.

 

Inmediatamente, la defensora de los derechos civiles matizó sus palabras: “no es que discrimine al hombre, solo digo que las mujeres pueden hacer cualquier cosa”.

 

 

 

“Las mujeres en sí no avanzan, no creen en sí mismas”, afirmó Malala, asegurando que “la debilidad” a la que se han visto vinculadas históricamente no debe frenarlas.

 

 

La juven obtuvo el Nobel de la Paz en 2014 con tan solo 17 años. Malala comenzó a “alzar la voz” a sus once años al resistir a los terroristas talibanes cuando estos comenzaron a entrar en la región paquistaní, prohibiendo el acceso a la escuela a miles de niñas.

 

 

Malala Yousafzai, colaboró como bloguera para la cadena inglesa BBC bajo un seudónimo que le permitía hablar al mundo de los horrores a los que su pueblo se veía sometido.

 

Incluso ella fue víctima de ese horror,  el 9 de octubre de 2012, Yousafzai abordó el autobús escolar en el distrito paquistaní de Swat. Un hombre armado  le disparó tres veces. Una de las balas dio en el lado izquierdo de la frente de Yousafzai, la bala atravesó la piel a través de la longitud de la cara, y luego entró en el hombro.5

 

Malala permaneció inconsciente y en estado crítico, poco a poco su condición mejoró y fue  enviada al Hospital Queen Elizabeth de Birmingham, (Inglaterra), para la rehabilitación intensiva.

 

 

No Comment

Comments are closed.