Investigadores australianos y daneses, se encuentran estudiando de cerca un gen presente en gusanos que aumenta la saciedad y las ganas de ejercitarse. Esto podría ser una nueva solución para el equilibrio del peso y la lucha contra la obesidad.

De acuerdo el estudio, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). Los investigadores analizaron el comportamriendo de un gen en el cerebro de estos animales que arrojan una señal para eliminar la saciedad y regular la actividad física.

“Cuando los animales están malnutridos buscan comida explorando su ambiente. Cuando están bien alimentados no necesitan explorar y cuando están saciados entran en un estado de somnolencia”, explicó Roger Pocock. Uno de los profesores que estudian el caso.

El gusano elegido es el Caenorhabditis Elegans, quien comparte sus genes con los humanos hasta en un 80 %. Y la mitad de esos animales están presentes en la decodificación de distintas enfermedades en humanos.

“Debido a que el nematodo comparte tantos genes con los humanos es un gran modelo para investigar y entender mejor los procesos metabólicos así como las enfermedades en humanos”. Destaca el estudio.

Por su parte, se analizó la clase de alimentación de estos gusanos, cuando comían productos con exceso de grasas o azucares, su comportamiento era distinto, intentaron alimentarse muchas muñas veces que de costumbre.

Este estudio podría ofrecer opciones medicinales para controlar el apetito u las actitudes sedentarias, que hoy afecta a miles de personas en el mundo.

No Comment

Comments are closed.